Gid & Sav – Cap. 5

Savannah Montgomery 


“Entonces tomaste su mano?” Kira pregunta desde su escritorio, donde está saturando su cara de crema de noche . Las orejas de conejo de su diadema se mueven mientras habla y traen una sonrisa a mi cara.

“Claro que lo hizo. No estaría llorando si no lo hubiera hecho.” Jisoo toma un poco de crema y me pasa el tarro.

Agarro el pequeño frasco con una mano y limpio con el dorso de la otra mis mejillas. Hasta que Jisoo dijo que estaba llorando me percaté de que era verdad cuando sentí mi mano mojada.

“Tomé su mano,” les confirmo. Rápidamente abro el tarro y comienzo a untar crema en mi cara bañada. Odio que él siga haciéndome esto.

Después de que abofetee a Gideon y corrí, dos de mis futuras hermanas de fraternidad me estaban esperando en la puerta. Vieron mi cara afligida y casi me cargaron hasta el tercer piso.

Una vez arriba, Kira sirvió tres copas de vino. Jisoo produjo un kit de spa, y ambas comenzaron a fastidiarme hasta que comencé a hablar. Jisoo me dijo que la confesión es buena para el alma. Tal vez lo es. Me siento mejor ahora que la primera vez que lo vi en la fiesta.

“Si pudieras regresar el tiempo lo harías todo de nuevo?” Jisoo me pregunta.

Tomo un profundo y puro respiro y trató de aparentar que termine de llorar por Gideon Royal.

“Tienes bastantes pelotas.”

“La suerte favorece a los audaces,” él responde con ingenio.

Doblo mis dedos sobre las palmas. “Son mis sentimientos un juego para ti? Te has convertido en un degenerado pedazo de mierda que se excita haciéndome miserable?”

Levanta su mano para quitar un mechón de mi cabello fuera de mi cara. Pero doy un respingo para que no me toque. Su mano cuelga en el aire antes de que la ponga de nuevo a un lado. ” no, nunca me excito con eso, cada vez que tú estás triste, yo estoy triste, cada vez que lloras, yo lloro, he llegado al punto en que no puedo ya manejar el dolor, entonces me cierro. Así como tú lo hiciste.”

“No te hagas la víctima, Gideon.  Esto no ha tenido nunca nada que ver conmigo, tus sentimientos siempre fueron primero, la cosa con ustedes Royals es que creen que su dolor, su pérdida y su trauma son más importantes que las del resto del mundo. Como si nadie entendiera lo que es ser ustedes.” Cierro mis ojos en disgusto. “Si te detienes a pensar por un minuto que el mundo no gira a tu alrededor, tal vez no actuarías como lo haces.”

“Pienso en ti cada minuto del día. Cada minuto del maldito día. Que necesitas para perdonarme?”

“Nada.” Todo. “Ya no te quiero. Sí, sigo enojada, siísigo herida, pero nada de eso me hace querer regresar contigo de nuevo. No soy la misma chica tonta que se enamoró de ti hace tres años. No esperes verla, porque no regresará.”

Niega con la cabeza. “No ella nunca se fue, sigue ahí. Te deje, lo sé. Nos causé a ambos un montón de miseria, pero terminé con eso ahora, me case de huir, me cansé de ser yo el que deja.”

“Pero no te has cansado de lastimarme,” le digo con resentimiento.

“Entonces porque viniste aquí?”

“Ese era mi plan, Gid, tú lo sabes, hablamos de cómo está escuela era la mejor en el estado para estudiar teatro y cine. No voy a dejar que una cosa tan pequeñita como lo es un ex, me aleje de mis sueños.”

El asiente. “Está bien, entonces, te veo por ahí.”

Pone las manos en los bolsillos y se gira para irse.

“Eso es todo?” Pregunto con incredulidad. “Hiciste a mi futura casa botarme solo para dejarme aquí en la acera?”

“Estoy montando una estratégica retirada, además pensé que me odiabas?” Me da una entusiasta despedida con la mano. “Nos vemos, Savage.”

Mi apodo en su lengua llena mi estupido corazón de melancolía, mi palma cosquillea, no porque me duela, sino porque quiero pegarle otra vez, otra vez y otra vez.

“Me gustaría decir que lo hubiera rechazado, pero no hubiera sido capaz de hacerlo, digo véanme esta noche, lo deje, lo deje llegar hasta mi.” Me dejo caer en la cama.

“Eh, todas tenemos chicos que nos vieron la cara de tontas,” Kira dice.

Jisoo asiente concordando con ella. “Durante el semestre de primavera de mi primer año, me enamoré locamente de un chico de mi clase de Literatura. Tenía cabello largo y los ojos más verdes que haya visto. Me enteré de que estaba en una banda. Hice a Kira conducir hasta el pueblo donde estaba su estudio, pero no entré, en lugar de eso me senté en el carro y tomé espeluznantes, acosadoras fotos con mi teléfono.”

“Me uní al equipo del futbol de banderas con las Sigmas porque me gustaba mucho  un chico, y odio los deportes,” Kira espeta.

“Eso me hace sentir un poco mejor,” admito a regañadientes.

“De verdad eran esas chicas de la prepa terribles contigo?” Kira pregunta, sentándose junto a mí en la cama. 

“Algunas, un par estaban de verdad muy celosas. Ponían basura en mi casillero. Después otras personas que querían lamer el trasero a Gideon lo limpiaban, era difícil tener verdaderos amigos, porque no sabía quién me odiaba y quien no. Pero no importaba porque lo tenía a él, y por un tiempo fuimos muy felices.”

Jisoo deja de masajear su cara. “Y cuando se termino todo?

“Cuando su mamá murió.”

                                    Hace tres años

Miro la pensativa cara de Gideon, pasó los últimos 10 minutos mirando por la ventana. Lo llame por su nombre un par de veces pero me rendí. Ha estado así desde el último par de semanas. Shea me dijo que no lo presione. Que a los chicos no les gusta hablar sobre sus sentimientos.

Pongo mi cuchara al lado del tazón de mi  helado medio comido y tomo mi teléfono.

“Donde estás?” Le envió un mensaje a Shea.

Donde crees? En casa de la bruja, estamos teniendo una fiesta, me estoy divirtiendo tanto.

Enfatiza el mensaje con un emoticón de la cara con los ojos que ruedan en caso de que no haya captado el sarcasmo que se siente en cada palabra.

Gid está en fantasilandia otra vez.

No empieces otra vez con eso, si quiere decirte lo que le pasa, lo hará, no lo presiones o huirá de ti. Sé genial Sav.

Estoy siendo genial!!!!

No me !!!!. No te gusta mi consejo, no lo escuches. Reed está aquí. Dios odio a los Royal, todo el mundo está lambisconeando. Odio que tú estés saliendo con uno. Ya es bastante malo tener que salir con la bruja.

Sonrío. Shea es probablemente la única chica en Astor que no ama al menos a uno de los hermanos Royal.

“Que es tan gracioso?”

Veo hacia arriba para descubrir que Gideon me está mirando. Le muestro la pantalla para que pueda ver que estoy hablando con Shea.

“Mi hermana está en la casa de Jordan, dice que tu hermano está ahí, quieres ir?”

“Tú quieres?” Golpea el lado de mi tazón, “o quieres terminar el resto de tu helado?”

Lo último que quiero hacer es ir con Jordan. Sonrío solo porque Shea dice que siga a Gideon a donde sea, lo que tiene sentido porque el es de último grado. Yo soy una humilde estudiante de primer grado. Dos meses saliendo con él, y sigo sin podérmelo creer. Mi costado ya es negro y azul de tanto pellizcarme. “Quiero lo que tú quieras.”

Hay un pequeño detenimiento en su mirada, como si lo hubiera decepcionado de alguna manera, pero después sonríe, esa hermosa sonrisa, y entonces pienso qué tal vez lo imagine. Mete la mano a su bolsillo y saca un fajo de billetes.

“Vamos con Carrington entonces”

Con su brazo me hace una señal para que me adelante hacia la puerta. Tomo mi bolsa y camino hacia allá, un momento de valentía me posesiona y me detengo.

“Qué pasa?” Me pregunta, “sigues teniendo hambre? Creí que habías terminado.”

“Creo que la pregunta es, ya has terminado tu?” No soy tan valiente para verlo a los ojos, pero lo hago.

Por el rabillo de mi ojo veo que mira en dirección hacia su postre sin terminar. “Si, tuve una gran cena.”

Me desanimo inmediatamente por su mala interpretación y comienzo a caminar hacia la salida otra vez. Lo hace deliberadamente? Está tratando de evadir la respuesta o realmente pensó que estaba hablando sobre los tazones de helado?

Hay un hueco entre los dos, no importa lo cerca que estemos físicamente, sigue habiendo un espacio y no sé cómo eliminarlo.

O tal vez la verdad es que estoy asustada de cruzarlo por miedo a ser rechazada. Paso una mano sobre mi cabello y pongo las puntas sobre mi hombro. No es por esto qué paso horas cada mañana preparándome? Si Gideon viera mi verdadero yo con frizz en el cabello, sin maquillaje y emocionalmente necesitada, huiría rápidamente.

“Luces hermosa esta noche,” me comenta mientras llegamos a la puerta.

“Gracias”

Se ríe ” que formal. Acaso estamos en el country club?” Pone  un brazo sobre mis hombros.

“Que quieres que diga? Lo sé?

“Porque no?” Se acerca y huele mi cabello, el aire de otoño está frío, pero no es el clima lo que envía escalofríos a mi espalda. “Sería la verdad.”

Mis párpados se  cierran, dejar a un lado la inseguridad vale la pena por estos momentos.

“Hola Gideon!” Una voz chillona se oye en el aire. La voz pertenece a una muy bonita rubia que me resulta vagamente familiar. Creo que es de último grado.

En su muñeca lleva tres brazaletes de oro que la abrazan finamente  mientras nos saluda. No a Gideon.

“Hola, Rhiannon,” Responde Gideon.

“Hay una fiesta en casa de Jordan, deberías ir.”

Su top es uno de esos que descubren un hombro, la abertura cuelga peligrosamente cerca de sus pechos. Veo sus tetas con envidia.

“Estamos yendo para allá.” Dice mientras me da un empujoncito.

No me dí cuenta que deje de caminar.

Rhiannon dirige su mirada hacia mí y regresa su atención a Gideon. “Cuando te canses con las de kínder, búscame.”

Tal vez no he sido capaz de abrirme con Gideon, pero en el poco tiempo que estamos saliendo, he aprendido que tengo que imponerme a otras chicas o ellas pretenden que no existo. Y también que peleando con ellas divierte a Gideon.

Así que le sonrío y digo “si te quisiera, no estaría a mi lado”.

Rhiannon contra ataca.” Por favor chica, la única razón por la que está contigo es porque haces lo que él quiera, algunas de nosotras tenemos niveles.”

“De veras?” Respondo. “Porque eres la única rogando por sobras de su atención, me siento mal por ti, intenta ir por un chico que esté libre, tal vez te vaya mejor la próxima vez.”

Tomo la mano de Gideon y lo llevó hacia su Range Rover.

“Salvaje Savannah”. El murmura mientras abre la puerta.

Mis mejillas están rojas pero me siento mareada. El teléfono de Gideon suena mientras me acomodo en el asiento.

“Es mi mamá,” me dice y levanta un dedo en señal de que espere, después responde. “Si? Nadie está en casa?” Está escuchando. ” puedo ir, está Savannah conmigo, vamos para allá?”

Asiento entusiasta. Nunca he ido a su casa y estoy casi muriendo por ir.

“Oh? No supongo que no.” Hace una mueca. “Está bien, la dejo y voy directo a casa.”

Desilusión remplaza a la anticipación, pero la cubro con una preocupada sonrisa. “Está todo bien?” Pregunto después de que cuelga el teléfono.

“Si.”

No es un sonido convincente, de camino a casa, es silencioso, el espacio entre nosotros crece.

Retuerzo las manos en mi regazo. “A tu mamá no le gusto, no es así?”

“Porque dices eso?”

No lo niega. “Soy yo? Ha oído algo sobre mi?”

Gideon le resta importancia con la mano. “No es nada, no te preocupes por eso.”

“Pienso que si ella-“

“Savannah,” me corta, “no es gran cosa.”

Muerdo mi labio y miro por la ventana.

“Perdón.” Gideon suspira. “No es nada de verdad, no importa si le gustas o no, solo está teniendo algunos problemas en estos días.”  Pero hay cierta frialdad en su persona que hace que lo sienta más como a rechazo.

“Seguro”

Toma mi mano. “Lo siento, Savannah piensa en que no tendrás que lidiar con Jordan esta noche.”

“Cierto”

Viajamos por otra milla y da la vuelta, solo que es por el camino equivocado. Doy golpecitos a su mano. “Um, te equivocaste de camino.”

“Lo sé”

“A donde vamos?”

“A mi casa, veo a mi mamá y después podemos ver una película en mi cuarto como te parece eso?

“Perfecto”.  Estoy excitada. Quiero poner mis manos sobre mi pecho, pero resisto, me siento derecha y peino mi cabello. Desearía tener una plancha portátil. Mi cabello lacio me da fuerza.

“Luces bien,” Gideon me asegura.

Bien? Quiero verme alucinante . A no ser que a María Royal no le guste alucinante entonces si quiero lucir bien. “Gracias”.

Suelta mi mano para presionar un botón, y las puertas se abren lentamente. El carro se mueve vagamente sobre la tenue tierra. Hay una fila de árboles de helecho a cada lado. Los Royal tienen dinero. Quiero decir, todos tenemos dinero, pero no es nada como los Royal. Volamos en clase business, los Royal no vuelan ni si quiera en un vuelo comercial- tienen su propio avión. Sus carros tienen el logo de la compañía de su papa grabados en los asientos de piel. Gideon usa un reloj que cuesta lo que su carro.

La mitad del tiempo pienso que es tanto el dinero como su apariencia que atrae a las chicas como miel a las abejas.

Su mansión es enorme. Podría acoger a tres familias, pero tiene cuatro hermanos, por lo que deben de necesitar tanto espacio. 

Detiene el Rover frente a los escalones, mientras nos acercamos hacia la casa, los pies de Gid son lentos. Titubea, como digavando si cometió un error, pero después abre la puerta.

La entrada es como mármol pulido, y hay una gran escalera circular más allá de una mesa circular llena con flores frescas.

“Mamá?” La llama

Unas precipitadas pisadas se escuchan a nuestra derecha. Reed el hermano de Gideon aparece. Se detiene abruptamente al vernos.

“Porque está ella aquí? Pregunta.

Me encojo detrás de Gideon.

“Porque estás aquí?” Gideon espeta “pensaba que estabas con Jordan.”

“Mamá llamó así que vine a casa”. Reed refunfuña hacia mi. “Porque está ella aquí?” Repite.

Gideon refunfuña hacia el ” porque yo la traje”

“No puede estar aquí.” 

Reed me avienta algo, lo cacho instintivamente. Es un set de llaves.

“Ve a casa, Savannah,” me grita. “Puedes tomar mi Rover. Lárgate”

Mi mandíbula cae abierta. “Pero-“

Gideon me quita las llaves. Por un momento creo que es porque está anonadado con el comportamiento de Reed como yo, pero me equivoco, cambia las llaves de Reed por las suyas. “Toma las mías. Las recojo mañana en la es cuela.”

Jadeo “Gideon…”

Gideon intercambia una rápida mirada con Reed, y después me lleva hacia la puerta.

Antes de que me de cuenta, estoy afuera, mirando hacia la puerta, Gideon no me defendió. No dijo que debería quedarme, no le dijo a su hermano que estaba fuera de lugar diciéndome que me largara, en vez de eso me dio sus llaves y me empujó hacia afuera.

Me quedo mirando en asombro por unos buenos minutos y finalmente voy hacia el Rover de Gideon y conduzco fuera de ahí.

Traducción: Dany R. V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s