Gid & Sav – Cap. 7

Gideon Royal


Presente

“Deberías comprarle flores, eso es lo que hace mi papá cuando hace enojar a mi mamá.”

Jalo las bandas de resistencia. ” ya lo hice, compré toda la florería.” Cuatro en total.

Cal se detiene a medio ejercicio. “Toda la tienda?”

“Las rosas,” aclaro. “Compre todas las rosas en las florerías.”

“Demonios, cuánto te costó todo eso?”

A veces se me olvida que mis amigos aquí no tienen idea de cuánto dinero tengo. Los elogios o escándalos de la prepa no importan. Es lo qué haces aquí lo que cuenta. He tratado de mantener mis conecciones de Royal en bajo perfil. La única cosa que revela que tengo dinero es mi Range Rover, pero no soy el único niño en la estatal que conduce un par de caras ruedas, hay Mercedes y BMWs, y algunos chicos de china tienen lamborghinis.

“Suficiente,” le digo a Cal. “Y se las compré porque la deje plantada, entonces no creo que ir por ese camino de nuevo vaya a funcionar.” 

“Que hiciste exactamente está vez?”

Contar mis pecados del pasado a Cal casi frustra mi propósito de perderme en una gran universidad, pero es un buen amigo y no quiero mentirle. Ya les mentí suficiente lo suficiente a mis amigos, como para una vida entera.

“La engañe,” digo sin rodeos, bajando las cuerdas de resistencia. Golpean la superficie de la pared con mosaicos.

Los ojos de Cal se abren en sorpresa. “Que hiciste?”

Hay un monto de gratitud a su shock. Como dije, lo que eras en el pasado no necesariamente necesita alcanzarte cuando dejas la prepa. He tratado duramente no ser esa estupida persona que cayó en la trampa de Dinah.

“Es una larga historia, pero lo hice, y cuando Sav lo descubrió, terminamos, después de eso, tratamos de ver quién podía herir más al otro.” Tomo una toalla y se la lanzo a mi amigo, que sigue conmocionado.

“Eso suena a un juego miserable.”

“El peor,” concuerdo. “Deje de jugarlo cuando vine a la universidad.”

Pero Sav no lo hizo. Rumores llegaron hasta aquí de que ella e Easton durmieron juntos.

Ni siquiera pude enojarme por eso, si de verdad paso, no fue porque ninguno de los dos sienta algo por el otro, solo querían infligir dolor, pero sospecho que su culpa y su odio así mismos fue peor que todo lo que sentí cuando me enteré.

No puedo odiar a mi hermanito, no después de todo por  lo que mamá lo hizo pasar. Y no puedo odiar a Sav, por todo lo que le hice.

“Creo que tienes razón,” Cal me informa, lanzando su toalla en el cesto.

“Cómo es eso?” Le preguntó mientras llegamos a los casilleros.

“Ella vino aquí de entre todas las unis en el país, te quiere, hombre.”

Giro la perilla de mi casillero, por todas las excusas y protestas de Sav de decir lo contrario, si de verdad me odia, estaría lejos de mi. 

O tal vez yo soy el desilusionado, y su visita aquí es la prueba que a ella le importo una mierda.

Froto una mano sobre mi cara. No, ella me abofeteó, una chica a la que no le importas no te abofetea, sigue teniendo sentimientos, ahora mismo está enojada y herida, pero tengo una oportunidad de cambiarlo.

“Podrias tener razón.”

“Que vas a hacer entonces?”

“No se todavía.” Me visto rápido y pongo un gorro sobre mi cabello mojado.

“Tienes que hacer algo grande,” me aconseja. “Estoy pensando en un mensaje en el cielo, “disculpa fui un capullo, por favor perdona mi estupido trasero.”

Resopló. “Eso es un mensaje triunfador.”

Nos ponemos nuestras mochilas sobre los hombros. Afuera en el pasillo, Julie está inclinada sobre el muro, hablando con un chico del equipo de maratón que la ha perseguido desde siempre. Detrás de mi Cal se pone rígido.

“No me gusta ese tipo,” refunfuña.

“Porque? Es inofensivo, si a Julie le gusta, ella tendría ya que haber aceptado en cualquier otra de sus decenas de propuestas.”

“Eso es exactamente por lo que no me gusta, esta husmeando alrededor mucho antes de que  lo mandara a pasear, está parado demasiado cerca de ella, te apuesto a que la hace sentir incomoda, además Julie es una nadadora, pertenece al equipo de nadadores.” Me pasa rozando. ” oye, nena.”

Julie voltea. “Chicos, terminaron?”

“Si, tienes hambre? Vamos a comer”. Bastante eficazmente, Cal se mete entre los dos.

El corredor se hace para atrás con el ceño fruncido. “Son solo las diez,” objeta.

“Almuerzo es una palabra clave,” Cal le dice, “lista Jules?” No puede ser más obvio, pero por alguna razón, Julie parece estar ciega a los sentimientos de Cal, tal vez es porque Cal mismo no ha entendido que la razón por la que no le gusta que los chicos hablen con Julie es porqué la quiere para él mismo. Pertenece al equipo de nadadores? Más bien como que pertenece a Cal Lonigan.

“Podría ir por un frappuccino.” Se inclina hacia la derecha para dirigirse al corredor. “Déjame checar esa información para ti, necesito buscar en mis mensajes pero estoy segura de que la tengo, solo no recuerdo donde la puse.”

Él se despide de ella. “Tienes mi número. “

Cal espera, hasta qué estamos afuera para saltar sobre ella.”que quiere decir con que tienes su número? Está en el equipo de correr!”

“Y? Lo haces parecer como si vendiera drogas o algo así,” Julie replica, rodando los ojos.

Cal refunfuña. “Podría hacerlo.”

Tiempo de intervenir, camino entre los dos y pongo un brazo sobre cada uno de sus hombros. “Cal está enojado porque tiene hambre, necesitamos alimentar a la bestia.”

“Si, tengo hambre,” nos dice, lanzándome una mirada agradecida.

“Lo que sea.” Julie se estremece, “oh, lo olvidaba, tengo algo para ti.”

“Tienes algo para todo estos días.” Cal murmura.

A escondidas, lo pateo en la espinilla, se sacude. “Por que demonios fue eso?”

Julie se detiene. “Qué pasó?

“Lo patee.”

“Me pateó!” Cal me acusa.

Ella levanta sus manos y sigue caminando. “Ustedes dos parecen niños”.

Cal se apresura a protestar. “No, somos adolescentes a lo mucho.”

“Aquí, tu bebé grande.”, me lanza una hoja de papel a mis manos.

“Que es esto?” Pregunto, pero después de leer la primera línea, lo sé. “Es el horario de las actividades que está teniendo Sav aquí?” 

“Si, y no le digas a nadie que yo te lo di.” Julie cruza los brazos. “Ya me siento culpable, como si estuviéramos violando algún importante código de chicas.”

“Cuantas veces tengo que decirte, tú estás en el equipo de nadadores. Tus alianzas son con nosotros,” Cal proclama.

“Ignóralo,” espeto y voy. A darle un abrazo a Julie.

Junto a mí. Cal gruñe, no puedo contener la risa.

“Que es tan divertido? Julie demanda.

“La vida, me estoy riendo de la vida.” Sacudo el papel en mi mano. “Y oportunidades.”

“Como vas a ser que regrese contigo? La vas a seguir y esperar que se de cuenta cuan maravilloso eres otra vez?”

“Nah, el necesita hacer algo grande.” Cal lanza hacia adelante sus brazos, uno casi me pega en la cara. “Le sugerí un mensaje en el cielo.”

Julie arruga la nariz. “Siempre he pensado que esas cosas son muy cursis, pienso que deberías comprarle flores, cómprale un gran ramo y ponte de rodillas.”

“Eso es una propuesta, no una disculpa.” Cal argumenta.

“Puede ser ambas.” Ella replica. “Y que sabes tú de grandes detalles? Has hecho alguno en tu vida entera?”

“Oye, hice la proposición para el baile,” nos dice, luciendo herido.

Julie y yo lo miramos con sorpresa. Cal no es el tipo de propuestas. Su idea de romanticismo es poner una vela en una hamburguesa.

“Oh, esto lo tengo que oír,” Julie declara. “Participaron animales? Una caza al tesoro? Que?”

“Puse una barra de chocolate cubierto de almendras en su casillero con una nota que decía” estaría loco si no te pidiera ir al baile conmigo.””. Cal luce tan orgulloso que me obligo a contener la risa.

Julie niega con la cabeza. “Ugh, tan retardado.” Se gira hacia mi. “Qué tal tu? Le pediste a alguien ir al baile?”

“No.” Evite mi baile de primer año, y el de último grado fue un desastre.

“No, como no a Savannah, o no como no para nada?”

“No para nada.”

“Tu escuela no tuvo graduación? Sé que fuiste a una privada,” pregunta llena de curiosidad.

“Si hubo, solo que yo no fui.”

“Es en esta parte donde la chica se enoja contigo? Porque la engañaste la noche de graduación?” Cal pregunta

“No, fui un cretino con ella más o menos antes de Navidad, no fue a la graduación tampoco.”

“Ouch.” Cal se encoge, “olvida que dije algo.”

Julie palmea mi espalda empaticamente, “suena como que eras un verdadero capullo, creo que Cal tiene razón por una vez, necesitas hacer algo extravagante y ostentoso para demostrarle cuan arrepentido estás.”

“Ya hizo lo de los grandes detalles,” Cal le informa. “Le compró flores en cuatro florerías.”

Julie abre los ojos sorprendida. “De verdad? 4 de ellas?”

“Compre flores de cuatro florerías distintas” explico. “Pero esta es la cosa con los grandes detalles, son para personas que se equivocan en las acciones diarias, si lo estás haciendo bien con tu chica-o tu chico- entonces no necesitas los grandes detalles, además , como Cal dijo ya hice eso, es tiempo de que me concentré en hacer las cosas diarias.”

“Que es eso exactamente?” Julie pregunta.

“Para empezar, puedo iniciar por escuchar.”

Traducción: Dany R. V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s