Gid y Sav – Cap. 4

Gideon Royal


Hace tres años

“Me retracto de lo que dije. Definitivamente deberías invitar a las Montgomery.” Veo hacia abajo al pasillo, deseando captar a Savannah. No está aquí, porque yo soy un estudiante de último grado y ella una de primero, lo que significa que su fila de casilleros está al final del edificio.

“Acabas de decir que nunca te enredarías con alguien que está con Jordan Carrington,” Bailey me recuerda.

“Y no lo estoy.”

Sus cejas se juntan en confusión. “Entonces porque-” se queda callada . “Estás hablando de Savannah? No es demasiado joven para ti?

“Las jóvenes son las mejores,” dice Three, agarrando mi hombro y sacudiendome fuertemente. No mide su propia fuerza. “Puedes entrenarlas. Decirles que solo quieres verlas los fines de semana y eso solo si no tienes otros planes. Tampoco que te mensajeen durante los juegos de Tar Heel.” 

Bailey se detiene, cruza los brazos, y le lanza dagas con la mirada a Three. A él le toma unos peligrosos minutos darse cuenta de lo que ha dicho. Cuando sus propias palabras sin sentido sincronizan con la expresión enojada de su novia, sus ojos se abren cómicamente por completo.

Alza ambas manos enfrente de su pecho en un gesto de disculpa o de inocencia o de estupidez. En el caso de Three, probablemente es ambas.

“No quiero decir que tú lo hagas nena. Amo pasar tiempo contigo,” declara. Y después procede  a cabar su tumba más profunda. “Me gustan las chicas con experiencia.”

“Con experiencia?” Ella grita. “Me estás llamando fácil, Hamilton Marshall tercero?” Le pega en la espalda con su bolsa.

“No, no,no. No eres fácil, eres apretada, muy apretada.”

A nuestro alrededor se escuchan jadeos de shock. Bailey voltea enfurecida y Three parece como si quisiera morir. Me recargo en mi casillero y miro el show con entretenimiento.

Three se gira y pone el código en el casillero de Bailey, después saca sus libros de la clase de la mañana. “Déjame cargar estos libros por ti y acompañarte a clase, nena.”

Bailey no se está tragando nada de eso, le quita sus libros de los brazos. “No es fin de semana, bebé, por lo que no tenemos que estar juntos.” Entonces lo empuja fuera de su camino y se va. Three la alcanza, “Bailey. Lo siento! Tú sabes que te amo.”

Ella entra en su salón de clases, dejando a Three ahí parado en el pasillo con los hombros caídos. 

Rechazado, camina de regreso hacia mi. “Gid,” se queja “Porque no me golpeas en la boca cada vez que estoy por decir mierda estupida como esa?”

“Porque ya me dolería la mano.”

“Por un golpe?”

“Porque dices mierda estupida como esa todo el día.”

Three hace un mohín, lo agarro por los hombros y lo guió hasta nuestro salón de clases.  Nuestra primera clase es en la sala de estudio, lo que es una buena cosa porque no soy una persona mañanera.

“No te preocupes, hombre. Ella estará en tu regazo para el almuerzo.”

“Tengo la segunda y la tercera clase con ella,” se queja. “Me estará observando todo el tiempo.” 

“Es mejor que te observe a que no te hable.” 

“La ley del hielo es la peor,” concuerda conmigo. “Vas en serio con lo de esta chica Savannah? Fuera de bromas, es muy joven, y si la persigues, será un objetivo.”

“Para que?”

“Para chicos que van a decir que ellos la tuvieron primero. De chicas que estarán celosas por tu atención. Sabes cómo es este lugar.” Señala con su brazo. “Víboras por la derecha, buitres en la izquierda.”

“Que depredador somos?”

“Víboras ?”

“Prefiero buitres. Al menos así estamos muy alto en el cielo.”

“Ves. Hasta tu quieres lo mejor.”

Suspiro. “Cuando salir con alguien se volvió tan complicado?”

“Quédate en tu propio territorio,” me aconseja mientras llegamos a la sala de estudio. “No veo la razón de arrastrar a una pobre novata a la arena, especialmente si no quieres nada serio.”

Dentro del salón de clases, asentimos hacia algunos de nuestros compañeros de clase y ponemos nuestras cosas en la mesa de la esquina, donde Dane Lovett está ya despatarrado. Sus libros están abiertos, pero él está ocupado mensajeando a alguien.

“Estoy pensando en dar una fiesta esta noche. Tipo día abierto, bienvenidos de vuelta a la escuela, algo así,” nos dice sin mirarnos.

“Nah, vamos a ir a Rinaldi,” Three dice.

“Aburridos”, Dan entona.

“A quien vas a invitar?” Pregunto, mis pensamientos inmediatamente van hacia Savannah Montgomery. Sus ojos de cierva están atrapados en mi memoria. No sé si algún día he conocido a alguien que me mire con tan abierta adoración. Fue…encantador.

“A los mismos.” Comienza a disparar un puñado de nombres.

“Deberías de invitar a las Montgomery.”

Three alza las cejas, preguntándome si voy en serio. Me estremezco, no lo sé, pero me gustaría verla otra vez.

“Shea?” Dane asiente. “Claro”. Comienza a escribir algo y voltea a verme. “Espera, Montgomerys en plural? Como más de una?”

“Hay una hermana,” Three dice. 

Dane frunce el seño en confusión. “La hermana de Shea no está en secundaria?”

“Nope. Es una estudiante de primer año. Es su primer día aquí.”

La expresión de Dane se ilumina. “Oh, genial. Carne fresca. Voy amar eso.” Saca la lengua y guiña el ojo.

Three hace un gesto como de cortar la garganta, pero Dane  no lo ve. Está muy ocupado mensajeando.

“Nada como tenerlas cuando aún son entusiastas,”. Continúa “de esa manera hay cero expectativas y puedes hacer lo que quieras con ellas.” Voltea la mirada hacia mi. “Como dijiste que se llamaba su hermana?”

Pongo mi mano sobre la pantalla. “Ella no es para ti.”

Dane se pone rígido. “Que?”

Esta vez es Three quien cruza los brazos sobre su pecho y me mira sorprendido. Y no me importa. Decisión tomada, voy en serio, porque el pensamiento de Dane poniendo una de sus sucias manos en Savannah no me cae muy bien, ni si quiera un poco.

“Ella no es para ti.” Tomo el teléfono de sus manos y lo pongo en la mesa. “Busca otra chica. Savannah Montgomery está fuera del mercado.”

“Desde cuando?”

“Desde ahora”.

“Tu?” Ladea la cabeza incredulamente “te has enrollado con alguien más joven que tú. Yo pensaba que te gustaban las chicas universitarias porque saben lo que quieren son menos manipuladoras y no son pegajosas?” 

Pongo un dedo sobre mi nariz. Eso suena como algo que yo diría. 

Three golpea el respaldo de mi silla. “Además, no hace media hora él estaba diciendo que iba a ser un monje en su último año de prepa porque no quiere lidiar con ningúna llorona cuando se vaya.”

Dane me inspecciona por un segundo y después toma su teléfono otra vez, aparentemente decidiendo que no voy en serio. “Estás fuera o dentro para esta noche?”

“Fuera”

“Porque? Acabo de mensajear a 5 personas diciendo que ibas a ir.”

“Vamos a ir a Rinaldi,” Three le recuerda.

“Entonces vengan después, la fiesta estará apenas empezando.”

“Le preguntare a Bailey,” Three dice.

“Tienes que preguntarle a Bailey antes de ir a cagar?” Dane espeta.

Tomo el brazo de Three antes de que su puño aterrice en la cabeza de Dane. Nuestro amigo regresa a mensajear. “Que tiene esta chica Savannah que te gusta tanto?” Me pregunta mientras sus dedos se mueven veloces sobre el teclado. “Si es como su hermana Shea, entonces la chica será fría y manipuladora como el infierno.”

Estiro mis piernas. Pongo mis brazos sobre mi cabeza y cierro mis ojos para evocar la cara de Savannah. No hay frialdad en ella, al menos no cuando me mira.

***

La casa de Dane tiene muchos coches aparcados alrededor  es casi imposible llegar a la puerta de enfrente.

“Solo estaciónate en el césped,” Bailey se queja. “No quiero caminar.” Pone un pie en los brazos del asiento. “Estoy usando Louboutins de cuatro pulgadas. Mis suelas van a rayarse.”

“Te cargaré, nena,” Three se propone voluntario.

Logró maniobrar por la calle y me estaciono en el pasto. Three salta e inmediatamente corre hacia el lado de Bailey. No pregunto porque está usando zapatos con los que no puede caminar, porque su respuesta sería que a Three le gustan. Esa ha sido su respuesta desde que comenzaron a salir. Si lleva los pantalones en la relación, es porque está cien por ciento comprometida a hacerlo feliz.

La saca del carro, sus piernas pendiendo de un brazo y su cuerpo enredado en el otro. “Mierda nena, luces tan caliente en estos momentos. Podría comerte entera.”

Le acaricia el cuello con la boca y ella chilla apreciativamente. El sonido envía un extraño golpe a mi pecho. Pongo mis puños dentro de los bolsillos de mis jeans y camino hacia la puerta de atrás. Son inicios del otoño, lo que quiere decir que cada fiesta que Dane dé va a ser en la piscina.

Bastante seguro, un grupo de 100 o más están reunidos en el patio de atrás, palmeo algunas manos, espaldas y traseros mientras camino hacia ellos.

“Coca o Sprite?” Dane lanza dos botellas en mi mano.

Le pongo cara. “No cerveza?”

“Lo siento solo bebidas mezcladas esta noche.”

“Sprite entonces.” Coca quiere decir ron, y no me gustan las bebidas dulces. Le doy la coca a Bailey. Escaneo las caras y checo aquellas que conozco hasta que encuentro la de la chica por la que vine. Ella todavía no me ha visto; está ocupada hablando con algún chico que no conozco. De hecho hay varios capullos a su alrededor. 

Le doy una mirada acusatoria a Dane. “Acaso hablaste sobre mi interés por Savannah?”

Él se estremece. “No lo sé, tal vez se me salió.,”

“Claro que se te salió.” Capullo.

“Mira el último grado va a ser aburrido como el demonio, que es lo que está mal con hacer un poco de entretenimiento?” Desliza un brazo sobre mis hombros.

“Tienes unos pasatiempos de mierda, Dane.”

“Lo sé, y estoy muy viejo ya para hacer algo sobre ello.”

Quito su brazo de mi y camino hacia ellos, deteniéndome solo a algunos pasos de Savannah, Shea y la víbora, Jordan. Hay un par de otras chicas sentadas ahí, pero ni si quiera me preocupo por recordar sus nombres.

Leighton Park está sentado la final de la tumbona donde Savannah y Shea están sentadas. Le toco el hombro, me mira hacia arriba con una expresión cortante.

“Muévete,” le ordeno.

Parpadea un par de veces dando un par de caladas “Me gusta aquí.” Palmea el cojín, poniendo una mano peligrosamente cerca del trasero de Savannah. “El panorama es agradable.”

Aprieto la mandíbula.

Detrás de mi puedo sentir los ojos clavados de la mitad de mi clase. Quieren un espectáculo eh? Quién soy yo para negárselos. 

Cojo a Leighton por el porro que tiene en la boca y lo lanzo en la piscina. Eso pone su trasero fuera de la silla.

“Tu capullo!” Grita, y después como un imbecil, busca en la piscina su porro. 

 “Que tan drogado está?” Le pregunto a las chicas.

Todas se estremecen, excepto Savannah que me responde “demasiado”

Le hago una seña a Dane para que se acerque. “Le puedes dar esto cuando logre salir de la piscina.”

Le doy el porro que sigue prendido y que solo pretendí arrojar al agua, después me siento en el espacio que Leighton dejó vacío.

Las chicas me miran sospechosamente, pero de nuevo, es solamente Savannah quien tiene las pelotas, no, los ovarios de decir algo.

“Todo eso porque querías el lugar de Leighton? Yo te hubiera dado el mío.”

Shea pone una mano sobre su cara frente a  la torpeza de su propia hermana mientras Jordan exclama desdeñosamente “esto es por lo que los de primer grado no deberían mezclarse con nosotros. Son demasiado estupidos para vivir.”

Savannah baja la cabeza llena de vergüenza. Jesus, Jordan es una víbora.

Estoy apunto de tomar de la mano a Savannah y arrastrarla fuera de aquí, pero entonces Las palabras de Three me golpean. Me dijo que perseguir a  esta chica la haría un objetivo, y tenía razón. Los chicos ya estaban sobre de ella cuando llegue, y Jordan ya está clavando un hoyo para que Savannah caiga.

Irme no está en mi naturaleza. Soy Gideon Royal, heredero de una gran mierda de fortuna. Estoy acostumbrado a obtener lo que quiero, cuando quiero.

Pero tal vez esta vez, tendría que pedir permiso primero. Dejando fuera su edad, Savannah creció en este mundo. Tiene que saber que eres depredador o presa. Entonces la dejare a ella tomar esa decisión.

Sonriéndole, le tiendo mi mano para que la tome. “Ya me cansé de este lugar, quieres salir de aquí conmigo?”

Traducción: Dany R. V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s